Fases del celo en las perras

El celo en las perras
21 May

Fases del celo en las perras

El celo en las perras suele durar entre 2 y 4 semanas y se encuadra dentro del denominado ciclo estral. Durante este ciclo tiene lugar la ovulación, y se dan ciertos cambios físicos y conductuales en la hembra. En este post te contamos las fases del celo y qué ocurre en cada una de ellas.

Lo que tienes que saber sobre el celo en las perras

El ciclo estral se divide en:

  • proestro
  • Estro
  • Diestro
  • Anestro.

 

Primera fase: Proestro

En esta fase, las hembras incitarán a los machos con su olor, que se sentirán atraídos hacia ellas, pero, como todavía no están preparadas, las perras rechazarán la cópula gruñendo, escapándose o a dentelladas.

9 cosas que ocurren durante el proestro:

  • Esta fase del celo en las perras dura entre 6 y 15 días.
  • Se producen cambios en el comportamiento.
  • El ovario se prepara para ovular.
  • En esta fase se manifiesta el sangrado.
  • La vulva de la perra se inflama por la acción de los estrógenos y aparece el sangrado vulvar.
  • El sangrado, rico en feromonas atraerá a los machos.
  • La perra también orinará con frecuencia para propagar sus feromonas.
  • Verás a tu perra lamerse a menudo para limpiarse.
  • Al final del proestro, generalmente, la perra va dejando de sangrar.

 

¿Cuánto sangran las perras?

Aunque hay hembras que pueden sangrar bastante, por lo general, las perras en celo manchan poco, apenas unas gotitas. Para evitar que vayan ensuciando su entorno, existen unas braguitas diseñadas para tal fin.

Asimismo, puedes colocar en las braguitas unos empapadores para perros diseñados para el celo de las perras, que suelen encontrarse en varias tallas, según el tamaño de tu perra.

Si es demasiado tarde y encontramos ya las manchitas sobre algún tejido, podemos eliminarlas con algún producto eficaz. Existen también sprays especiales que enmascaran las feromonas de las hembras para evitar que se acerquen los machos.

Segunda fase: Estro o celo propiamente dicho

Esta es la fase del celo en las perras más identificable popularmente. Durante el estro llega la ovulación, son los días más fértiles, el mejor momento para la cópula si se desean cachorros. En la mayoría de las perras, los días más fecundos serán los comprendidos entre los días 11-15 después del comienzo del sangrado.

Para evitar que tu perrita se quede preñada, recuerda llevarla siempre atada con una buena correa,  repasa ventanas y puertas para que no pueda escaparse y trata de alejarte de las zonas donde haya perros.

6 puntos que debes recordar en el estro:

  • Suele durar entre 5 y 15 días.
  • Esta es la fase del celo de las perras en la que debemos ser más vigilantes para evitar embarazos indeseados.
  • La perra está cariñosa y receptiva sexualmente con los machos, se deja montar.
  • Pone el lomo rígido y aparta la cola, para mostrar su vulva al macho.
  • La descarga vulvar cambia y se torna en un rojo más desvaído y transparente.
  • Es el momento de extremar las precauciones, si queremos evitar que nuestra perra tenga una camada.

 

Tercera Fase: Diestro

Puede tener una duración muy distinta según la perra, entre 2-5 meses. En este periodo del celo, la perra no estará receptiva sexualmente y los machos no se interesarán por ella. Es la etapa, en la que, si no está preñada, volverá al reposo o fase de anestro.

¡Cuidado con el embarazo psicológico!

Algunas hembras no preñadas, pueden experimentar un embarazo psicológico, es algo natural, pero puede ocasionar ciertos problemas que hay que consultar con el veterinario.

En el embarazo psicológico, las perras que no han quedado preñadas tras el celo pueden comenzar a dar leche.

Quarta fase: Anestro

Conocemos como anestro la fase del celo de las perras en la que se da el reposo sexual, es decir, el periodo que pasa entre el fin de un celo y el inicio de otro. Suele durar unos 4 meses, dependiendo de cada animal. Durante este tiempo, no hay actividad ovárica ni interés sexual por parte de la hembra y los machos no sienten interés por ella. Recuerda:

 Si deseas esterilizar a tu perra, el anestro es la fase más adecuada para hacerlo, ya que sus ovarios están en reposo y las hormonas sexuales se mantienen en niveles bajos. Esto significa que los cambios hormonales serán menores y se minimizarán los riesgos de la cirugía. 

Maternidad, esterilización y falsas creencias

Si hablamos de celo en las perras, tenemos que hablar también de algunos mitos que conviene desmentir. Existe la falsa creencia de que las perras necesitan criar, por lo menos una vez en la vida. A continuación, exponemos los argumentos en contra de esta trasnochada idea, así como las ventajas de la esterilización.

Desmontando falsas creencias:

  •  Las perras no necesitan ser madres, no existe ninguna razón convincente a favor.
  • Tener cachorros no aplacará su carácter.
  • Por el hecho de haber parido, no van a desarrollarse mejor, no tendrán mejor salud, ni vivirán más tiempo.
  • Argumentos en pro de la esterilización:
  • Se reduce la probabilidad de tener tumores de mama.
  • Proporciona una gran relajación, al no tener que controlar a la perra durante el celo.

 

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone