Enfermedades gastrointestinales en perros

Problemas digestivos en perros
16 May

Enfermedades gastrointestinales en perros

Es difícil encontrar alguna persona que, al convivir con su mascota, no haya tenido que vivir alguno de los indeseables síntomas de problemas digestivos en perros. Vómitos, diarreas, inapetencia, flatulencias, etc. son frecuentes pruebas de que algo no va bien en el sistema digestivo del can.

Todos estos síntomas componen un elenco de manifestaciones que tenemos que conocer, y aprender a identificar, para poder prevenir enfermedades o tratarlas a tiempo.

En los perros, como en las personas, desde la entrada del alimento por la boca hasta la expulsión de los excrementos, todo el proceso digestivo puede verse afectado por un sinfín de problemas. 

Problemas digestivos en perros

En este post vamos a repasar los principales problemas del estómago y del intestino, así como a intentar conocer cuál es el mejor manejo nutricional para tratarlos.

En los trastornos gastrointestinales de nuestro perro, debemos tener muy presente que no sólo los tratamientos farmacológicos son necesarios para curar el problema. Utilizar una dieta de prescripción veterinaria específica para tratar la patología concreta, es de vital importancia. 

De hecho, se ha demostrado que la farmacoterapia no combinada con tratamientos dietéticos adecuados suele obtener inferiores resultados que la combinación farmacológica con dietas. Una mezcla correcta o incorrecta de nutrientes pueden producir efectos positivos o negativos.

1- Trastornos gástricos

Éste es el primer grupo de problemas digestivos en perros que vamos a explicar. 

Vómitos en perros

El vómito no es una enfermedad en sí, pero sí un síntoma de alarma. Sin duda,  el vómito en un perro es el principal reflejo de un problema gástrico. Y este tipo de problemas pueden ser agudos o crónicos y deberse a infinidad de patologías.

La principal indicación a seguir frente al vómito como síntoma de trastornos digestivos en perros es procurar satisfacer las necesidades de nutrientes del animal con un alimento que reduzca la irritación gástrica.

¿Cómo tratar los vómitos en perros?

  • Restricción de líquidos durante 24 horas (en perros estables y sin síntomas de deshidratación). 
  • Restricción de sólidos durante 24h – 48h (en perros estables y sin síntomas de deshidratación)..
  • Dieta blanda que reduzca la irritación gástrica pasadas las primeras 24h a 48h.  
  • Suministrar el alimento en pequeñas dosis y tomas frecuentes durante dos o tres días, antes de volver al ritmo de alimentación habitual. 

Es evidente que los casos agudos, los que se acompañan de otros síntomas digestivos (diarreas agudas, desnutrición…) necesitan otros planteamientos dietéticos y farmacológicos más severos.

La gastritis en perros

La gastritis es un término general para un grupo de enfermedades con un punto en común: la inflamación del revestimiento del estómago.

La gastritis es una de las causas más habituales de vómitos en los animales de compañía. Su origen puede ser diverso: ingestión de tóxicos, cuerpos extraños, administración de fármacos, etc.

El perro suele vomitar el alimento, “algo amarillento” (contenido biliar), sangre con saliva, etc.

Los problemas digestivos en perros relacionados con la gastritis conllevan una sintomatología con vómitos con o sin diarreas, dolores abdominales, deshidratación, etc.

¿Cómo descubrir la causa de la gastritis?

A partir del momento en que el perro muestra los síntomas, el veterinario realizará todas las pruebas diagnósticas encaminadas a encontrar la causa de la gastritis: 

  • Analíticas de sangre y orina para descartar problemas renales, hepáticos, etc.
  • Exámenes de heces que nos orientarán en ciertos casos como los parasitarios o aquellos en los que existe presencia de sangre oculta.
  • Radiografías (con o sin contraste), ecografías, y si fuera necesario endoscopias:  con estos métodos de diagnóstico por imagen se puede valorar la presencia de cuerpos extraños así como las variaciones de tamaño en distintos órganos (hígado, riñones, etc.).

¿Cómo tratar la gastritis en perros?

Ante el diagnostico exacto de la causa, uno de los factores fundamentales del tratamiento será evitar el origen del problema: extraer el cuerpo extraño del estómago, reconducir el problema renal, etc.  Pero además se debe tratar la gastritis.

Para ello, el veterinario muchas veces administra un tratamiento farmacológico y dietético que permite la entrada de nutrientes y su asimilación con la menor irritación gástrica.

El agua es el principal nutriente a suministrar; la pérdida de líquidos con los vómitos debe ser compensada, bien por vía oral si existe tolerancia o por vía endovenosa si fuera necesario.

En lo relativo al alimento, el veterinario deberá evaluar los siguientes parámetros:

  • Frecuencia de la alimentación.
  • Cantidad ofrecida.
  • Acceso a otros alimentos.
  • Persona encargada de ofrecer el alimento; este último punto es fundamental para asegurarnos de la corrección del tratamiento dietético.

La mayoría de los alimentos dietéticos fabricados por las empresas de alimentación animal para los problemas digestivos en perros son realmente útiles como parte del tratamiento. 

En lo referente al uso de fármacos, estos se deben emplear cuando el animal no admite el tratamiento dietético sin su ayuda. En estos casos, se suelen utilizar antiácidos, citoprotectores, antibióticos, etc.

2- Trastornos del intestino delgado 

Dentro de los problemas digestivos en perros, los trastornos de intestino delgado suelen ser frecuentes. 

Las principales causas de este tipo de problemas son: 

  • Alteraciones dietéticas (intoxicación, cuerpos extraños, alimentos inadecuados, excesos alimentarios…)
  • Agentes infecciosos
  • Parásitos
  • Virus
  • Fármacos

Los trastornos intestinales del intestino delgado suelen cursar con diarrea. La diarrea puede definirse como un cambio de la frecuencia, de la consistencia o del volumen de los movimientos intestinales y de las heces.

La inflamación aguda del intestino delgado va siempre unida de la mano a la gastritis aguda. Por eso hablamos de gastroenteritis aguda, una de las enfermedades más comunes en perros.

Los animales con gastroenteritis aguda suelen presentar vómitos y diarreas; en muchos casos el animal está deprimido y sin apetito.

Al plantearnos el posible origen del problema, no debemos olvidar que existen casos en los que la vida del perro puede estar en peligro.

Síntomas de gastroenteritis aguda en perros que pueden indicar un riesgo vital para el animal

  • Dolor abdominal
  • Deshidratación
  • Depresión
  • Fiebre 
  • Sangre en las heces.

Tanto los animales en riesgo como los que no lo están deben ser estudiados en profundidad; las analíticas sanguíneas y de heces, las radiografías, las ecografías… deben ser realizadas para buscar la causa o causas e instaurar el procedimiento terapéutico más adecuado.

Tratamiento de la gastroenteritis en perros

El tratamiento pasa por dieta absoluta durante 24-48 horas tras las cuales se ofrecerá agua en pequeñas cantidades; si el animal tolera el líquido se ofrecen pequeñas cantidades de alimento muchas veces al día (6-8); en caso de que el animal volviera a vomitar se suspenderá la alimentación y se reanudará en varias horas.

El tratamiento farmacológico debe instaurarse en aquellos casos no controlables con el tratamiento dietético de forma exclusiva.

3- Trastornos del intestino grueso

Dentro de los problemas digestivos en perros que afectan al intestino grueso, la colitis es el trastorno más común.

Colitis

La colitis es una enfermedad inflamatoria del colon (el intestino grueso) y del recto. Los factores que pueden llegar a provocar una colitis son diversos: 

  • Infecciosos
  • Tóxicos
  • Inflamatorios
  • Dietéticos, etc.

Las causas dietéticas suelen ser frecuentes: cambios de alimentación, incorporación de alimentos ricos en grasa, añadir carne a la alimentación comercial, el consumo de alimentos “humanos”, el acceso a basuras… suelen ser causas frecuentes y fácilmente evitables de colitis.

Por otro lado es importante valorar el calendario de desparasitaciones internas.

En la mayoría de los casos de diarrea aguda de intestino grueso, el ayuno de sólidos con acceso al agua durante 24-48 horas reduce o resuelve la diarrea.

En los casos de ser necesario el apoyo farmacológico, los más empleados son los antihelmínticos, antibióticos, antiinflamatorios y los inmunosupresores. Pero siempre es el veterinario quien tiene que prescribir el tratamiento. 

 

Esperamos que este post te haya sido útil para conocer más sobre los principales problemas digestivos en perros. Si quieres seguir aprendiendo, en nuestro blog encontrarás muchos otros artículos que esperamos que sean de tu ayuda. 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone