El ratón doméstico

01 Mar

El ratón doméstico

Estos pequeños seres conviven con muchas familias con niños que no quieres tener un animal más grande. Los ratones son buen compañero de los niños para enseñarle a respetar la fauna pero debéis conocerle bien para cuidarle. Hoy vamos a dar una clase maestra sobre el ratón doméstico.

Origen

El ratón originalmente vivía en las estepas y semidesiertos de España, Asia oriental y el noroeste de África. Pronto se adapto a convivir con el hombre, ocupando sus edificios y moviéndose con él a lo largo y ancho del mundo. Actualmente hay pocos lugares en nuestro planeta en los que no se pueda encontrar a estos roedores. Por sus características de animal de la estepa, acostumbrado a guarecerse en cualquier lugar, y a comer y beber poco, ha sido capaz de proliferar y extenderse por todo el mundo.

Características físicas

Los ratones son roedores de un tamaño entre los 17’5 y los 20cm y un peso que puede variar entre 12 y 33g. Sabemos que son “poquita cosa”.

El cuerpo del ratón doméstico es alargado y un poco arqueado en los flancos.

Su cabeza es alargada pero no puntiaguda, como sí la tienen sus hermanas las ratas. Está coronada por unas orejas grandes pero no tan perfectamente redondeadas como las de Mickey Mouse. Además, sus ojos son de un tamaño normal pero se distinguen perfectamente porque tienen un negro muy profundo.

Como suele pasar con la mayoría de los roedores, nuestro pequeño amigo el ratón no es longevo, puede vivir de dos a cinco años, siendo norma que no supere los tres años de edad. Esto es un handicap si has pensado en tener un ratón para enseñar a tu hijo a cuidar de otro ser y hacer que proteja la naturaleza. Es una buena idea pero debes ir haciéndole entender poco a poco que un animalito tan pequeño se va pronto al cielo.

El método que puedes utilizar para distinguir su sexo es el mismo que se usa para saberlo en el resto de los roedores. Si se mira al ratón desde atrás a partir de las 4-6 semanas, se podrán observar, en el caso de los machos, dos abultamientos elípticos en la base de la cola que corresponden a los testículos. En las hembras adultas se pueden diferenciar mamas desarrolladas en su zona ventral. Sin embargo el método más fiable para diferenciar los sexos, en especial en ejemplares jóvenes, es fijarse en la distancia que hay ente el ano y la abertura genital, que es notablemente más corta en el caso de las hembras. Aunque si no estás seguro puedes acudir a un veterinario experto, te dirá cuál es es el género de tu animal y, de paso, podrá echarle un vistazo para saber que todo su organismo está en orden.

Debido a la manipulación que han experimentado de parte de los humanos hoy en día podemos encontrar ratones de variado pelaje: pelo largo, corto, satinado, rex… con casi tantas variedades de color como puedes imaginar (lila, paloma, canela, blancos, albinos…).

Carácter

Los ratones son animales muy inteligentes, aunque no tanto como las ratas. Sólo muerden cuando se les hace daño o cuando están asustados, por lo tanto son bastante mansos si no se les provoca.

Estos roedores son excelentes trepadores, usan sus colas para equilibrarse, son capaces de dar pequeños saltos, y corren y nadan muy deprisa (esto último cuando se ven obligados, no les entusiasma).

Si quieres tener varios ejemplares es mejor tener hembras. Los machos no se toleran entre sí y marcan su territorio (lo que deja un olor bastante fuerte) y si tienes una pareja puede que te veas desbordado en un tiempo. 

Alojamiento

El hogar de nuestros ratones debería ubicarse en un lugar seco y cálido, alejado de corrientes y radiadores o ventanas. Tampoco debemos situar su hogar en un lugar donde puedan incidir directamente los rayos del sol. Respecto al tamaño de su casa siempre decimos lo mismo, cuanto mayor sea más felices estarán. Puedes encontrar un espacio para tu ratón entre nuestra selección.
Acuérdate de acomodarle una camita con lecho o una hamaca creadas especialmente para ello.

Igualmente tiene que haber una cuevita o refugio para que se esconda cuando esté asustado.

Los juguetes no pueden faltar. Ya dijimos que los roedores necesitan jugar aunque sean adultos, no por las ganas de juego si no porque en cautividad necesitan entretenimiento ya que no van a gastar tiempo en buscar comida. Ponle una rueda, elementos para trepar, ramas para roer y siempre de la mejor calidad.

Por último, que no se te olvide un bebedero que esté siempre lleno con agua fresca y limpia y un comedero pequeño, siempre limpio, que solo esté lleno a la hora de la comida y que no esté bañado directamente por los rayos del sol.

 

 

Alimentación

Los ratones son omnívoros natos, capaces de alimentarse casi de cualquier cosa. Comen tanto materia vegetal como animal. El que coman cualquier cosa no quiere decir que puedan sobrevivir a base de cualquier tipo de alimentos. Requieren una dieta equilibrada. Puedes mezclar el pienso básico con alguno que tenga mezcla de semillas.

El heno es otro elemento de la dieta que nuestros ratones agradecerán. Además de comerlo nuestros ratones lo emplearán como material de relleno para sus nidos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone