El corte de pelo

26 Dic

El corte de pelo

Estamos ante un tema que genera grandes discrepancias entre veterinarios, peluqueros caninos, clubes de raza y propietarios.

Los cortes de pelo no son perjudiciales para el animal, pero deberían ser realizados por profesionales.

Los cortes de pelo de un perro pueden realizarse por cuestiones puramente estéticas, siempre y cuando lo realice un profesional (peluquero canino), o alguien avezado y bajo la supervisión del primero, o por cuestiones higiénicas de diversa índole.

Deberíamos desestimar desde un principio “los rapados” caseros, por el peligro real de la salud dermatológica, y de “la imagen” del animal ante el propietario poseído por el espíritu de “Llongueras”.

Un animal, sea de la raza que sea y tenga la longitud de pelo que tenga, no necesita que se le corte el pelo en verano siempre y cuando esté perfectamente limpio y cepillado. Un pelo en correcto estado protege del frío y “acepta de buen grado” el calor.

Los cortes de pelo de verano pueden realizarse en todas las razas, siempre y cuando el corte sea realizado o supervisado por un peluquero canino.

El profesional tendrá en cuenta las características del pelo y del subpelo, la climatología, el estilo de vida del animal… y los requerimientos estéticos que marque el estándar racial y el gusto del propietario.

Es absurdo defender la teoría de que ciertas razas no deben recibir cortes de pelo ¡¡porque se frustran!! O porque padecen alguna alteración física por el corte capilar.

Un bobtail (suele ser la raza que más discusiones provoca) no sufre “en su más íntima intimidad” el corte de pelo, no se siente desnudo, extraño, ni mucho menos puede llegar a quedarse ciego por el recorte de su abundante flequillo (los comentarios de los parques pueden llegar a ser verdaderamente curiosos y dramáticos).

El Bobtail, y otros muchos animales de largo pelaje, pueden verse muy beneficiados con un corte de pelo en pleno verano si su estado dérmico y capilar no es el más adecuado.

En definitiva: el corte de pelo, en sí mismo, no afecta al animal, pero tampoco es imprescindible si su piel y su pelo están adecuadamente cuidados.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone