Consejos para cuidar el pelo de tu perro

19 Abr

Consejos para cuidar el pelo de tu perro

¿Quién no se siente atraído por la estampa de un perro con un pelaje lustroso? La verdad es que dan unas ganas locas de acariciarlos. Pero, ¿qué hay detrás de tanto esplendor? La genética cuenta, pero también otros factores, como la alimentación, el cepillado o el lavado. En este post, te proponemos algunos consejos básicos para que tu perro luzca hermoso, sano, limpio y feliz. Y, de paso, veas menos pelos repartidos por toda la casa.

Por la boca vive el perro

Tu perro se merece que la alimentación le proporcione todos los nutrientes necesarios para gozar de una piel y un pelaje sanos. Así que, si quieres que tenga “pelo sano en piel sana”, recuerda:

Una buena nutrición: mantiene y potencia las cualidades naturales de los distintos tipos de canes, como el brillo o la pigmentación. Ya sea en forma de pienso seco o húmedo, mira que su composición sea lo más natural posible.

Los alimentos de calidad: suelen añadir nutrientes para asegurar la salud de la piel y del pelo del perro. Otros, más específicos, ofrecen un aporte extra para casos de picor o descamaciones. También hay alimentos elaborados para  facilitar la recuperación del perro ante ciertas dolencias o lesiones cutáneas.

Cepillado y baño

El paso previo al lavado es el cepillado y desenredo del pelo. Toma nota de los siguientes consejos para que el baño se convierta en un momento feliz, sin contratiempos.

  • ¡Ojo con los nudos!, retienen agua, si no se desenredan córtalos con un corta pelos específico.
  • Controla la temperatura: el agua debe estar tibia, su piel es muy sensible al calor.
  • Asegúrate de que no entre agua en los oídos de tu perro, ya que podría causarle infecciones.
  • Usa champús específicos y de calidad: los perros tienen un pH neutro 7, distinto al de las personas, que es de 4,5-6. Por tanto, si usas productos con un pH inadecuado puedes dañar su piel.
  • Lávalo en la bañera, ducha, lavabo o barreño, según el tamaño del perro: frota su cuerpo humedecido con las manos o una esponja y aprovecha para masajearlo.
  • Enjuágalo bien: para retirar cualquier resto de jabón, que podría ocasionarle irritaciones.
  • Sécalo al aire: frótalo con su toalla y déjalo secar preferentemente al aire, ya que el calor de secador es excesivo para su piel.
  • Cepíllalo una vez lo hayas secado, pregunta al especialista cuál es el cepillo más adecuado para tu perro.
  • Ponle colonia: huelen muy bien y son antiparasitarias.
  • Haz del baño un momento agradable: procura que lo relacione con algo positivo, háblale de manera cariñosa y tranquila.

Si quieres saber cómo bañarlo en seco, te invitamos a que leas nuestro artículo “Champú en seco para perros”.

¿Cada cuánto tiempo debo bañar a mi perro?

Este es un dilema para el que no existe una respuesta concreta, porque, como dice la canción, “todo depende”. ¿De qué depende? Sencillamente, del tipo de pelaje, pero también de lo que se ensucien los propios animales.

Veamos algunas notas esclarecedoras sobre el tema:

Frecuencia media: 1 vez al mes, según el pelaje, el estilo de vida y las necesidades del animal.

Sentido común: aunque el veterinario y el peluquero nos hayan aconsejado sobre la frecuencia, uno puede percibir claramente, por el olor o su aspecto, si el perro necesita o no un bañito.

Mantenimiento

El baño puede espaciarse más si hacemos un mantenimiento regular del pelo de nuestro perro:

Presta atención al pelo de sus patas y alrededor de sus pezuñas: límpialas con la ayuda de un paño o esponja humedecidos. El control de estas zonas es importante para evitar posibles infecciones.

Recuerda limpiar el pelo de su cola: esmérate en esta zona, especialmente si tienes un perro de cola larga, pues suelen arrastrar mucha suciedad.

  • Pásale una toallita húmeda por el hocico: para retirar los restos de comida.
  • Vigila los ojos: limpia con una toallita húmeda, alrededor de esta zona, para quitar legañas y restos de suciedad.
  • Atiende sus oídos: préstales la misma atención que a los ojos, limpiándolos con una toallita húmeda, nunca con papel ni bastoncillos.
  • La higiene continuada de la piel y pelaje de nuestro perro es esencial para prevenir la aparición de parásitos y ciertas afecciones dermatológicas.

¿Cómo cortar el pelo a un perro?

Si tu perro está limpio y bien cepillado, no necesitará imperiosamente que le cortes el pelo en épocas de calor, sea de una raza u otra, tenga el pelaje corto o largo. Un pelo bien cuidado lo protegerá del frío invernal y de los rayos solares durante el verano. Pero, si optas por el corte, ten presente lo siguiente:

  • Perros de pelo corto: no necesitan corte.
  • Perros de pelo largo: el corte deberá hacerse con tijeras.
  • Perros de pelo rizado: necesita el corte con frecuencia, debido al rápido crecimiento de su pelaje.
  • Perros de pelo duro: suele cortarse el pelo con máquina eléctrica, para conservar el corte tradicional de la raza.

Tipos de máquinas corta pelo: consulta a tu veterinario o peluquero canino antes de adquirir alguna máquina corta pelo para retoques o corte. Ellos te dirán qué tipo necesitas, qué potencia debe tener, y te recomendarán la adecuada al pelaje de tu perro.

Los cortes de pelo en los perros no son perjudiciales, pero quienes carecen de pericia, deberían dejarlo en manos de profesionales.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone