¿Por qué mi gato estornuda tanto?

¿Por qué mi gato estornuda tanto?
06 Oct

¿Por qué mi gato estornuda tanto?

Estornudar, de vez en cuando, es un acto reflejo, mediante el cual tu gato expulsa las partículas irritantes de la mucosa nasal. Pero cuando esta espiración involuntaria no cesa y se prolonga en el tiempo, ¡ojo!, porque podría ser un aviso de la existencia de enfermedades, algunas graves, que deben tratarse cuanto antes.

6 posibles causas de los estornudos frecuentes en gatos

Si ya es complicado saber el porqué de los estornudos humanos, aún lo es más en los felinos, porque, al no hablar, no pueden darnos pistas para descubrir la causa.

Lo único que tenemos claro de antemano es que, al estornudar, nuestros gatos expulsan aire procedente de los pulmones, a través de las fosas nasales y la boca. Junto al aire, también suelen arrastrar mucosas nasales generadas por el polvo, los resfriados o las alergias. Es aquí donde nuestra capacidad de observación juega un papel esencial.

Debemos estar atentos a diversos síntomas, como la falta de apetito, las secreciones nasales y oculares, la incapacidad de percibir el olor de los alimentos, los estados de decaimiento…

Finalmente, será el veterinario quien, mediante su diagnóstico, nos desvelará qué le ocurre a nuestro gato. Te resumimos algunas de las causas que inducen a nuestros gatos a estornudar con inusitada frecuencia:

  • 1. Alergias
  • A nuestros mininos les ocurre igual que a nosotros, y es que también están expuestos a sufrir los efectos de los alérgenos que tanto nos molestan. Unos sobre todo en primavera y otros en cualquier época del año.

    Así, el polen, los ácaros, el humo, algunas arenas para gatos, ciertas sustancias químicas o alimentos pueden provocarles estornudos reiterados, sibilancias, tos o picazón, entre otras.

    En nuestra tienda podrás encontrar diversas opciones de arena, así como diversos alimentos , orientados a evitar las alergias de tu minino.

    El alivio, en estos casos, está en encontrar la causa concreta de la alergia, eliminarla o sustituirla si es posible, y seguir el tratamiento con antihistamínicos –alivian los síntomas– o esteroides –antiinflamatorios–, que indique el veterinario.

  • 2. Agentes extraños en las fosas nasales
  • Si a tu gato se le ha colado alguna partícula en la nariz, como una pelusa o una semilla de una planta, su mecanismo de defensa actuará rápidamente para expulsar ese cuerpo extraño, así que el estornudo constante está asegurado hasta que se desprenda de él.

    En el caso de que por sí solo, no consiga echarlo, llévalo enseguida al veterinario para que le extraiga el agente causante del trastorno.

  • 3. Infecciones bacterianas
  • No sólo los virus provocan infecciones respiratorias que provocan estornudos, también las bacterias, como la clamidiaChlamydophila felis– o bordetellaBordetella bronchiseptica–, las causan y son asimismo contagiosas entre felinos que comparten alimentos y agua.

    En estos supuestos, y si se tiene más de un gato, es importante tomar medidas de aislamiento del felino afectado, para evitar el contagio al resto de mininos. También hay que llevarlo rápidamente al veterinario para lo diagnostique y prescriba el tratamiento adecuado, seguramente con antibióticos, que prevendrá males mayores, como puede ser una neumonía.

  • 4. Infecciones virales:
  • Causantes de estornudos insistentes, que pueden ir acompañados de tos y fiebre en gatos, son el virus del herpes felino y el calicivirus. Se trata de patologías contagiosas entre gatos, que deben tratarse a tiempo para evitar complicaciones graves, como la neumonía.

    Más peligroso es el virus de la inmunodeficiencia felina o sida felino, con mayor incidencia en gatos que viven en el exterior y que se contagian por las mordeduras profundas que se provocan al pelearse. Al tener más bajas sus defensas, los felinos son propensos a contraer trastornos relacionados con el tracto respiratorio, y por tanto estornudar con mayor frecuencia, síntomas que pueden ir acompañados de fiebre, diarrea, astenia, pérdida de peso o gingivitis. Aunque la enfermedad es incurable, afortunadamente, existen tratamientos para controlarla y conseguir el máximo bienestar del minino.

    De todas formas, la prevención, en forma de vacunas, continúa siendo la mejor arma para luchar contra las infecciones víricas.

    Es el caso de la FVRCP, vacuna que protege a los cachorros de tres virus: rinotraqueitis, calicivirus y panleucopenia o enteritis infecciosa. Previene y atenúa también las consecuencias de la mayor parte de las cepas del herpes felino.

  • 5. Tumores
  • Los tumores en las fosas nasales, como cuerpos extraños que son, pueden estar detrás de unos estornudos inacabables. Esta probabilidad es un argumento suficiente como para que lleves a tu minino al médico, ante la sospecha de que se está excediendo en sus estornudos habituales.

    Recuerda que en el caso de los tumores, la precocidad en la detección cuenta muchos puntos a favor de una solución exitosa.

  • 6. Resorción dental
  • Ciertas enfermedades de la cavidad bucal pueden relacionarse con los estornudos repetidos. Es el caso de la lesión resortiva felina dental, una enfermedad común en los gatos, conocida también como lesión de reabsorción odontoclástica –FORL– y que puede manifestarse de manera similar a la gingivitis o a la caries.

    Los felinos que la padecen, además de los estornudos constantes, presentan otros síntomas, como: erosiones en el esmalte, dentina, cemento y tejido gingival que provocan inflamaciones dentales. Otras señales pueden ser dolor, depresión, falta de apetito, halitosis y sangrado bucal.

Para acabar, recuerda: si tu gato estornuda de vez en cuando, no debes preocuparte demasiado, pero si las exhalaciones son insistentes y extrañas, es hora de llevarlo al veterinario para que averigüe la causa de la incidencia o enfermedad y aconseje la mejor terapéutica.

Esperamos que cuando tu gato estornude, sólo tengas que decirle ¡salud! unas cuantas veces.

¿Te ha sido útil este artículo? ¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Tags: