¿Por qué los gatos tienen mayor independencia casera que los perros?

13 Dic

¿Por qué los gatos tienen mayor independencia casera que los perros?

En la mayoría de los casos nuestro gato pasa de nosotros cuando le llamamos pero nuestro perro viene correteando detrás de nosotros en busca de atención. Un estudio realizado por la Universidad de Lincoln ha desvelado el motivo de esta diferencia de comportamiento. ¿por qué será?

El equipo de expertos en veterinaria conductual de la Escuela de Ciencias de la Vida de esta universidad de Reino Unido ha realizado un estudio que dictamina que la relación de los gatos con sus humanos, en cuanto a protección y seguridad, es diferente a lo que sienten los perros hacia sus amigos de dos piernas.

Según el estudio, los canes perciben a sus propietarios como parte de un entorno en el que sentirse seguros y los gatos no sienten este refugio protector, por la que actúan de manera más independiente.

Método de estudio

El grupo de investigadores adaptó la prueba Ainsworth Strange Situation (SST), usada para demostrar que el vínculo entre los niños pequeños o los perros con su cuidador primario puede ser categorizado como un “apego o entorno seguro” con respecto a situaciones o entornos amenazantes o desconocidos para ellos, y lo trasladaron a un grupo de gatos y sus respectivos humanos.

Lo hicieron observando la relación entre 20 felinos y sus dueños. Los animales fueron colocados en ambientes desconocidos durante tres etapas: con sus dueños, con extraños y solos. Luego, se analizó su comportamiento en cada uno de los escenarios para evaluar tres variables: signos de sufrimiento, el nivel de contacto que el gato quería, y la cantidad de veces que se comportaron de forma pasiva.

Conclusiones

La conclusión más evidente del estudio es que los gatos no son ni distantes ni huraños. Lo que ocurre es que tienen una manera diferente de comunicarse con nosotros, y a veces nos cuesta entenderlo.

Según Daniel Mills, director del estudio y profesor de comportamiento veterinario: “a pesar de que nuestros gatos eran más vocales con el dueño que con el extraño al dejarles con la otra persona, no vimos ninguna evidencia adicional que sugiera que la unión entre un gato y su dueño era la de un apego seguro”.

El comportamiento de distancia del felino no viene a decir que no quieran tener una relación de afecto con sus propietarios pero el gato doméstico es mucho más autónomo que el perro cuando se trata de enfrentar situaciones inusuales. “Nuestro descubrimiento no contradice la noción de que los gatos desarrollan relaciones sociales cerradas, pero demuestra que no están basadas en la búsqueda de seguridad”, explica Mills.

Y prosigue contando que “el gato doméstico ha superado recientemente al perro como animal de compañía más popular de Europa, ya que muchos ven al gato como mascota ideal para los propietarios que trabajan largas horas. Investigaciones anteriores han sugerido que algunos gatos muestran signos de ansiedad por la separación cuando se quedan solos, de la misma manera que lo hacen los perros, pero los resultados de nuestro estudio muestran que en realidad son mucho más independientes que los compañeros caninos. Parece que lo que interpretamos como ansiedad de separación en realidad podría ser signos de frustración”.

El estudio también reveló que si bien los felinos prefieren estar con su humanos, no confían en ellos cuando se encuentran en un ambiente desconocido, ya que en estas situaciones predomina su instinto natural de cazadores solitarios.

 

Fuente: IM Veterinaria/Infobae
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone