¿Por qué bufan los gatos?

Por qué bufan los gatos
18 Dic

¿Por qué bufan los gatos?

Los felinos nunca dejan de sorprendernos. Uno de sus sonidos que más nos llaman la atención son los bufidos, avisos que nos alertan de situaciones incómodas para ellos y que debemos comprender para solucionarlas. Por eso, en este post hablaremos de los motivos que suelen tener los gatos para resoplar. ¡El que avisa no es traidor!

¿Qué es el bufido felino?

Los gatos son animales fascinantes, capaces de emitir hasta un centenar de vocalizaciones para comunicarse con los seres que les rodean, entre ellas el bufido, una reacción que suele alarmar a humanos y congéneres.

Al bufido se le define como un resoplido fuerte y furioso, típico de animales como el caballo, el toro y el felino.

El bufido es un medio de defensa, un aviso, y se produce cuando el gato abre totalmente la boca y expulsa el aire bruscamente.

Este resoplido puede sonar como si el gato escupiera, cuando la emisión del aire es inferior a un segundo.

Aunque son depredadores, los gatos evitan los conflictos siempre que pueden, y más aún si su rival es el humano que lo cuida.

El bufido es una señal de aviso que puede preceder un ataque.

9 razones por las que bufan los gatos

Conocer las razones por la que un gato bufa es esencial para evitar que se repitan estas situaciones y para fomentar la paz entre humanos y felinos.

A continuación te explicamos los motivos más frecuentes por los que tu peludo puede emitir estos sonoros resoplidos:

    • 1. Miedo

Un gato puede bufar por temor. Son múltiples las causas que pueden llevarlo a experimentar este sentimiento, entre ellas:

      • Si el felino que entra en nuestro hogar ha sido anteriormente objeto de maltrato.
      • Miedo ante actividades humanas desconocidas por el animal.
    • 2. Defensa del territorio

El instinto territorial, fuertemente arraigado en los gatos, los lleva a menudo a emitir resoplidos para dejar claro quién manda en su espacio.

      • El gato suele bufar ante la presencia de otro felino que ha llegado a casa después que él y al que considera un intruso.
      • Es la forma de manifestar su descontento por algo que considera ofensivo.
      • Debemos animarlos a que se conozcan y se habitúen a su olor y presencia. Poco a poco irán delimitando su territorio y se aceptarán.
    • 3. Dolor, peleas y rabia

¡Cuidado!, porque las molestias y el dolor provocan a menudo los bufidos gatunos. Presta especial atención a los siguientes puntos:

      • El felino puede sentir dolor por alguna herida o contusión.
      • Revisa a tu gato concienzudamente si sale al exterior; comprueba que no tenga una herida o golpe, causados por alguna pelea callejera.
      • El malestar puede ser debido a una enfermedad o trastorno interno (artritis, hernia, gastritis, etc.).
      • Si además de bufidos, el gato da muestras de agresividad, dando alaridos, gruñendo, arañando o mordiendo, ponte en guardia para descartar un posible caso de rabia.

Si tu gato presenta cualquiera de estos síntomas, llévalo rápidamente al veterinario para que lo examine.

    • 4. Cachorros y jóvenes bufones

¿A que son bufones los gatos cachorros y jovenzuelos? Pues sí, lo son en el doble sentido de la palabra: tan graciosos como, a menudo, resoplones…

      • Los cachorros y jóvenes felinos tienen que aprender muchas cosas para afrontar su vida con seguridad, y entre sus estrategias están los bufidos. Así, los vemos resoplar jugando con otros animales o con sus cuidadores.
      • Si no tienen problemas añadidos, los gatos van olvidando esta costumbre a medida que crecen.

“Los gatitos son capaces de bufar a las 3 semanas de vida”

    • 5. ¿Hogar dulce hogar?

Si para los humanos los cambios de domicilio nos suponen un quebradero de cabeza, para los felinos pueden ser tan inquietantes, que no les queda más remedio que bufar y bufar para mostrar su desconcierto.

      • Cuando un felino llega a un nuevo hogar, en el que habitan seres desconocidos, tiene que enfrentarse con el doble temor a un territorio totalmente nuevo y a unas personas extrañas. En estas circunstancias, es normal que bufe para mostrar el miedo que lo angustia.
      • Menos temor mostrará el gato si el cambio no afecta a los seres que le rodean y se trata sólo de cambiar de casa, en familia.
    • 6. ¡No es no!

Quienes tenemos un gato, sabemos sobradamente lo independientes que son, y eso no significa que no nos quieran.

Pero, a veces, si notan que nos ponemos algo pesados, pueden enfadarse y hasta bufarnos, como diciéndonos: ¡no es no!

      • Si tu minino está descansando, procura no molestarlo con caricias y mimos. Mejor reserva tus muestras de afecto para los momentos en los que se acerque a ti pidiéndolas.
      • No lo olvides: tu gato no lo dejará todo si tu le dices ven, pero estará encantado con tus carantoñas cuando realmente las necesite.

“Los bufidos siempre llevan un mensaje implícito. A menudo, el gato está diciéndonos que lo dejemos tranquilo y nos alejemos”

    • 7. Incomodidad y aburrimiento

Vivir en un hogar confortable es fundamental para sentirse a gusto y de buen humor; y esto es precisamente lo que necesita un gato para abandonar sus gestos malhumorados.

Toma nota de algunas cosas que puedes hacer para que tu peludo se encuentre animado y feliz.

      • Procura que tenga un espacio propio, donde se sienta bien.
      • Ofrécele juguetes que despierten su interés y que lo mantenga activo física y mentalmente.
      • No olvides colocar uno o dos rascadores para que dé rienda suelta a su instintos y se lime las uñas.
      • Coloca estructuras donde pueda subir sin peligro para otear sus posibles “presas”. Muchas de ellas cumplen también la función de rascador.
      • Mantén siempre su arenero limpio, recuerda que son animales muy pulcros.
      • No olvides colocar uno o dos bebederos con agua fresca y limpia siempre a su alcance.

Recuerda: lo más probable es que un gato que vive en un ambiente acogedor, con todo lo necesario, ronronee de placer en lugar de bufar.

 

  • 8. Imitación del canto de los pájaros

De su atavismo ancestral, los felinos conservan el gusto por perseguir animales en movimiento, como las aves.

  • Incluso se dice que, al bufar, los gatos imitan el canto de las aves para atraerlas.
  • Si tu minino está situado en un lugar alto y bufa, lo más probable es que esté viendo a un pájaro, ratón, ardilla o cualquier otro animalito por el que siente temor y atracción.

Ahora que conoces este secreto, seguro que sonreirás cada vez que escuches a tu peludo intentando imitar el trino de los pájaros.

Recuerda que los bufidos gatunos pueden parecernos gestos graciosos, pero si son reiterados, lo mejor que podemos hacer es acudir a la consulta del veterinario para que nos confirme o descarte cualquier trastorno importante, y en el primer caso, le ponga remedio a tiempo.

Comprender por qué bufan los gatos es saber a qué atenerse.

¡Ojalá este conocimiento propicie una mayor armonía entre tu felino y tú! ¡Feliz convivencia!

¿Te ha llamado la atención este artículo? ¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone