Muere una perrita en un vuelo de Air Europa

25 Oct

Muere una perrita en un vuelo de Air Europa

Ocurrió en Agosto, en un vuelo de Air Europa que cubría la ruta Palma de Mallorca – Sevilla. Cristina, viajaba junto a su pareja y los tres perros de su hermana: Norah, Ronny y Happy.

Según explica Cristina, comenzó a ver irregularidades cuando en el momento de facturación nadie la hizo firmar un pliego de descargo de responsabilidad, Además, al ser los perros de otra persona, tendrían que haberla solicitado una autorización que le diera permiso para viajar con ellos. Pero eso tampoco ocurrió. Ella pregunto en ese momento si no necesitaban la autorización, y la dijeron que no era necesario. Tampoco la pidieron ningún tipo de documentación de los perros, ni las cartillas y ni tan siquiera los datos.

Una vez realizaron los tramites en facturación, procedieron a pesar a los perros y a revisar los transportines. y acto seguido enviaron a los tres perros a la bodega del avión, pero antes de eso, Cristina pidió darles agua, pero no la dejaron con la excusa de que se podría derramar. Esa fue la ultima vez que Cristina vería con vida a Norah.

Tras llegar al Aeropuerto de Sevilla, Cristina y su pareja se dirigieron a la zona de las cintas para recoger a los perros y cuando los transportines llegaron, se dieron cuenta que Norah no se movía, enseguida la sacaron del transportin y la intentaron reanimar por todos los medios posibles, al pedir ayuda desesperados, se acerco un pasajero para ayudarles y les dijo que no se podía hacer nada, Norah había fallecido.

Norah.jpg

El personal del Aeropuerto en ningún momento les echaron una mano, solo algunos pasajeros que se acercaban para ver si podían ayudar. Se fueron a un veterinario, y allí les certificaron que Norah había muerto por un golpe de calor. La veterinaria que les atendió mostró su indignación de que en un vuelo tan sumamente corto hubiese ocurrido esto.

Mientras, el novio de Cristina fue a tramitar una reclamación, pero la respuesta de Air Europa fue que no se hacían cargo de lo sucedido,  no le facilitaron mas explicaciones, ni tan siquiera se disculparon.  Cuando la hermana de Cristina y dueña de los perros se entero de lo que había sucedido, no dudo en presentarse en el Aeropuerto en busca de una explicación lógica, y allí la dijeron que «seguramente no despresurizaron la bodega o abrieron la trampilla del aire».

Al día siguiente, Cristina decidió interponer una denuncia por lo civil por negligencia. También intento ponerse en contacto con ellos a través de Twitter y de varios correos electrónicos, pero en ningún caso obtuvo respuesta.

Fue después de varias semanas, cuando gracias a la insistencia de la familia Air Europa se puso en contacto con ellos, su respuesta fue:

Sí podemos confirmarte el desgraciado incidente sufrido por una pasajera en el vuelo entre Palma y Sevilla con una de las mascotas que transportó en la bodega del avión. Nuestros compañeros recibieron la reclamación que realizó y tras comprobar todos los detalles del caso ultiman una respuesta que debería recibirse esta misma semana.

 Por motivos de privacidad no podemos explicar los detalles del caso, pero sí se ha comprobado si nuestro procedimiento para el transporte de animales se siguió según lo establecido y así fue.”

Pero esa respuesta de la que hablaba Air Europa no llegaba, por eso Cristina ya desesperada, contacto con el equipo de “Se Admiten Mascotas” y tras explicarles todo lo sucedido, no dudaron en intentar ayudarla, para ello se pusieron en contacto con Air Europa y  les comentaron que se harían eco de la noticia,  la publicarían en su web y la difundirían a través de las redes sociales. Tras esto, y de manera inmediata, Air Europa contacto con Cristina, y aunque siguieron sin dar explicaciones de lo sucedido, la ofrecieron una indemnización de 600 euros.

Después de contactar con nuestros amigos de “Se Admiten Mascotas” para que nos contasen de primera mano lo sucedido, nos dijeron que a día de hoy, la compañía sigue sin pedir disculpas ni dan ningún tipo de explicaciones a Cristina, comentan ademas que la situación se agrava porque no siguieron el protocolo que existe para el transporte de mascotas.

«A nosotros sobre todo nos indignó el silencio de Air Europa y el trato tan poco sensible. Por una maleta perdida dan una contestación más inmediata. Parece que un perro fallecido en un vuelo por causas desconocidas (y por una posible negligencia de la compañía según comentarios de empleados del aeropuerto) tiene menos valor» .

 

Desde Grupo Mascoteros queremos enviarle a Cristina y a su hermana mucho animo, también decirlas que no tiren la toalla, y que estamos con ellas.

Agradecer a Carmen de “Se Admiten Mascotas” que se haya puesto en contacto con nosotros para informarnos de todo.

Esperamos y deseamos que la situación se resuelva favorablemente, y que Air Europa se disculpe tanto por el incidente aun sin explicación que le ha costado la vida a Norah , como por el trato que le han dado a Cristina y familia.

Descansa en paz, Norah.

12022011028

 

Fuente: Se Admiten Mascotas 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone