Mascotas y verano: consejos para disfrutar y evitar riesgos

rendered
17 Jul

Mascotas y verano: consejos para disfrutar y evitar riesgos

El verano es genial, y aún mejor cuando se aprovecha para disfrutar junto a tu perro o gato. En esta guía rápida encontrarás consejos prácticos para pasarlo genial junto a tu mascota estas vacaciones así como para protegerla del calor.

1. Refresca a tu mascota con helados caseros

A veces, los pequeños trucos para soportar el calor son los mejores. ¿Quieres saber cómo hacer un helado casero? Es fácil, rápido y además muy barato.

Apunta la receta:

PASO 1
Escoge algún tipo de alimento que le encante a tu mascota y que se pueda trocear. Si puede ser sano y nutritivo, mejor 😉

PASO 2
Busca un recipiente adecuado para el tamaño de tu mascota y apropiado para meterse en el congelador.

PASO 3
Rellena el recipiente con los trozos del premio comestible que hayas escogido para tu perro o gato y cúbrelos de agua o bien de caldo de pollo, pescado, etc. Mete el recipiente en el congelador y espera a que se transforme en un polo con sorpresa dentro.

PASO 4
Dale el polo a tu perro o gato y siéntate a disfrutar mirando cómo se divierte lamiéndolo.

Si tu mascota no tiene alergia a la leche o al yogur, recuerda que también puedes jugar con esos ingredientes para hacer que los helados sean aún más suculentos.

2. Proporciónale siempre agua fresca y limpia

Durante el verano, más que nunca, debemos procurar que el bebedero de nuestro perro o gato siempre esté lleno, limpio y contenga agua fresca. Se recomienda cambiarla, al menos, un par de veces al día. Recuerda que el agua estancada puede contener parásitos y bacterias.

3. Evita el temido golpe de calor

Un golpe de calor es cuando la capacidad termorreguladora del organismo de tu mascota es superada por la ganancia de calor ambiental. Es un peligro muy real durante la época estival y sus consecuencias pueden ser realmente graves…

Las instrucciones básicas para prevenir un golpe de calor son:

  • No dejar nunca al perro o el gato encerrado en un coche bajo el sol: en tan sólo 20 minutos, la temperatura interior del vehículo puede ser insoportable y causar, incluso, la muerte de la mascota.
  • No dejar nunca a un perro o gato dentro de un transportín expuesto al sol.
  • Evitar los paseos, juegos y ejercicio en horas de máximo calor.
  • Mantener a la mascota siempre bien hidratada.

4. Convierte la playa en un gimnasio

Por suerte, existen algunas playas que permiten el acceso a los perros en nuestro país. Un buen lugar donde informarse sobre cuáles son es la web de Sr.Perro. Escribiendo la palabra “playas” en el buscador de esta página tan útil, encontrarás un montón de reseñas playeras que te encantarán.

Y, en este otro post, podrás consultar la normativa vigente referente a los perros y las playas.

Cuando vayas a la playa no te olvides la toalla… ni estos consejos

Eso sí, la playa siempre con precaución. El calor es peligroso y hay que estar atentos.

  • Guárdale un sitio a tu perro bajo la sombrilla: debes proporcionarle siempre una sombra para evitar que esté expuesto continuamente al sol.
  • Lleva siempre un bebedero portátil y agua fresca.
  • Acuérdate de no darle de comer justo antes de la sesión de natación.
  • No salgas de casa sin crema solar para mascotas.
  • Recuerda remojar a tu perro con agua dulce y cepillarlo una vez vuelvas a casa: la sal puede dañar el pelo y la piel de tu mascota.

Hidroterapia en el mar

La hidroterapia o terapia acuática es útil para solucionar problemas tanto de salud como de comportamiento en perros. Mediante la ayuda del agua y la natación se pueden aliviar los síntomas de dolencias como la artrosis, se pueden paliar ciertos dolores musculares, se puede combatir el exceso de peso y, en definitiva, se puede ayudar a un perro a estar más en forma.

Además, muchos etólogos y educadores caninos recomiendan la natación como terapia para perros nerviosos o hiperactivos ya que es un tipo de ejercicio que los relaja. Aprovecha el verano y las playas dogfriendly para mantener a tu perro sano y feliz.

5. Utiliza crema solar para mascotas

Aunque no lo parezca, la piel de los perros y los gatos también sufre con la exposición al sol. Por eso es bueno proteger las zonas sensibles como la nariz o la punta de las orejas con crema solar para mascotas.

6. Recuerda que el asfalto quema

Nosotros llevamos zapatos pero ellos no. Por eso es fácil que se nos olvide que el asfalto, a determinadas horas del día, quema. Se convierte en una superficie abrasadora que puede dañar las almohadillas de las mascotas.

7. Aprovecha las vacaciones para jugar con tu mascota

La mayoría de personas tienen vacaciones durante el verano. Es decir que el tiempo libre aumenta y es una buenísima oportunidad para pasar más horas junto a tu mascota. Tu perro y tu gato agradecerán que les dediques más atención y, sobre todo, que juegues con ellos durante más rato del habitual.

Pero recuerda no llevarlos a hacer ejercicio (sobre todo en el caso de los perros) a las horas de más sol o calor. Podrías poner en peligro su salud.

8. Y, ante todo, viaja con seguridad

Si este verano vas a viajar con tu mascota en coche, no olvides seguir algunas instrucciones básicas para lograr que el viaje sea tranquilo y seguro.

Sistemas de protección adecuados para llevar a tu perro en el coche

La Dirección General de Tráfico publicó hace algún tiempo un listado muy interesante en el que clasifica de menor a mayor la eficacia de los diferentes sistemas de seguridadSegún la DGT, la forma más segura de llevar a tu perro en el coche es utilizar un transportín y colocarlo de la siguiente manera:

  • Perros o gatos pequeños: el transportín debería ir colocado en el suelo del vehículo
  • Perros o gatos grandes: el transportín debería ir colocado en el maletero

Y recuerda la norma básica:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen sus propia seguridad y la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

Consejos para viajes largos

  • No dar de comer al perro o gato justo antes de iniciar el viaje porque podríamos provocar que se marease e, incluso, terminara vomitando dentro del coche.
  • Parar al menos 15 minutos, máximo cada tres horas. Y con más frecuencia si se trata de un cachorro. Hay que permitirle al perro o gato que desentumezca los huesos y que haga sus necesidades si lo necesita.
  • Llevar siempre agua fresca disponible para ofrecérsela a la mascota durante las paradas. En verano este consejo es especialmente importante ya que, si el perro o gato no está bien hidratado y la temperatura es alta, puede llegar a sufrir un golpe de calor.  
  • Proporcionarle a la mascota un lugar confortable dentro del coche: si viaja dentro del transportín, como hemos visto que sería lo más adecuado, no olvidar colocar una mantita en el suelo de la jaula para que el animal esté más confortable.

¡Feliz verano!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone