¿Cómo hacer que tu periquito no se aburra?

Periquitos enriquecimiento ambiental
07 Ene

¿Cómo hacer que tu periquito no se aburra?

Los periquitos son aves juguetonas y sociales, a las que les encanta interactuar con sus congéneres y humanos. Pero, a veces, pueden estar apagadas, sin la alegría que las caracteriza. ¿Tu pájaro no canta ni se divierte como antes? La solución puede estar en tus manos. En este post te explicamos cómo remediarlo.

Estrés, soledad y cambios

Tal como apuntábamos en nuestro post “¿Se aburre tu ave?”, un pájaro que carece de atención o elementos de esparcimiento puede llegar a perder el interés por el mundo que le rodea.

Los periquitos buscarán la salida a su tristeza picoteando lo primero que tienen a su alcance, aunque sea contraproducente para su salud.

El estrés puede apoderarse de las aves por diversos motivos, como señala Marta Bravo, bióloga experta en animales exóticos:

  • Cambios repentinos en su entorno
  • Mudanzas
  • Distinta ubicación de la jaula
  • Sentirse solos, sin la compañía de otro periquito

Para desviar la atención de nuestro periquito decaído, se sugiere ofrecerle productos y objetos masticables atóxicos, que pueda picotear sin problema:

Pero hay más propuestas divertidas, que harán las delicias de tu periquito y lo rescatarán del sopor en el que se siente.

Te las contamos aquí:

6 consejos para hacer feliz a un periquito

Se nota que un periquito está contento porque canta, salta, se comunica con sus cuidadores, se muestra atento a los gestos humanos y participa con nuestras propuestas.

Para todo ello necesitará parte de tu tiempo. Si es oro, no te preocupes, te lo devolverá con creces en forma de cantos de felicidad.

He aquí seis pautas para ayudarte a lograr su entusiasmo:

1. Juegos variados y de colores atractivos

¿Verdad que si jugamos siempre con lo mismo nos aburrimos? Pues tu periquito no va a ser menos. Por este motivo, necesitarás tener un buen surtido de propuestas a mano para disfrutar haciendo lo que más le gusta:

  • Subir y bajar: Les encanta, no olvides las escaleras.
  • Columpiarse: En el buen sentido de la palabra. Para sus momentos de relax.
  • Balancearse: Nada mejor que un balanceo para desestresarse.
  • Hacer girar una rueda: Todo un clásico que no puede faltarle.
  • Golpear: Indispensable para tu curioso explorador.

Pon algunas bolitas de papel y hazlas rodar para estimular a tu periquito a que haga lo mismo, es un entretenimiento económico y eficaz.

Cada cierto tiempo, podemos intercambiar algunos juguetes por otros diferentes, a fin de mantener despierta su atención hacia la novedad.

Ten en cuenta que estas aves son sumamente curiosas y les fascinan los descubrimientos.

2. Actividades fuera de la jaula

Como no todo va a ser jugar dentro de la jaula, a tu periquito le encantará divertirse fuera.

Procúrale un área de juegos en una zona segura, donde pueda distraerse a gusto, con tu colaboración y un sinfín de actividades que puedas imaginar. Cierra puertas y ventanas, tapa espejos, protege enchufes, y aleja cualquier otro elemento que pueda ingerir o lastimarlo.
 

3. Periquito en forma, en el gimnasio

Las aves necesitan realizar una actividad diaria para mantenerse en forma, tanto física como mentalmente, por lo que disponer de una pequeña área para hacer su deporte les irá genial.

Esto es lo que suelen hacer los periquitos felices en el gimnasio: escalar, colgarse y columpiarse.
 

4. Tu dedo, un lugar seguro para tu periquito

Una forma de afianzar la relación con tu periquito es enseñarle a posarse sobre tu dedo. Para conseguirlo, primero tendrás que acostumbrarlo a la presencia de tu mano dentro de la jaula. Luego puedes introducir una percha (es un trozo de palo para aves):

  • Introduce la percha en la jaula con suavidad, hasta que haga contacto con el abdomen del periquito.
  • Invítalo a subir, diciéndole “sube”. Insiste varias veces.
  • Cuando esté sobre la percha, coloca el dedo sobre ella para animarlo a que se pose en tu dedo.
  • Una vez sobre el dedo, ya no hará falta la percha.
  • Sobre tu dedo se sentirá en un lugar cálido y privilegiado para otear todo su hábitat.

“Que los periquitos disfruten con los juguetes, no significa que debamos atiborrar la jaula con ellos,vson aves que también necesitan un espaciovdonde moverse con holgura y sentirse a gusto”
 

5. Enseña a hablar y cantar a tu periquito macho

Con paciencia y tenacidad, un periquito encontrará en las palabras y el canto otro medio de comunicarnos su bienestar.

Primeras clases:

  • Elige palabras y frases cortas y díselas al periquito frecuentemente y con la misma entonación.
  • Observa sus progresos y prémialo por ello.
  • Cántale una canción, igual que lo harías con un bebé, hasta que se acostumbre a la melodía e intente reproducirla (a su manera, claro).
  • Cuando domine una melodía, prueba con otra sencilla y así sucesivamente.

 

6. ¡Una, dos y tres, el que no se haya escondido, tiempo ha tenido!

Este divertido juego de niños puede animar al periquito más aburrido. Se trata de dejar al periquito en una zona segura de la casa, con suficiente espacio para que el humano pueda esconderse.

Anímalo, llámalo por su nombre y ve diciéndole “Búscame” o “¿Dónde estoy?”. En el momento en que el pájaro logre verte, ofrécele una golosina y una caricia.

 “Para ser felices y mantenerse saludables, los periquitos necesitan vivir en un buen entorno. También es indispensable la compañía y el afecto de otros compañeros de su especie y de los humanos con los que conviven”.

Si, pese a seguir estos consejos, tu periquito sigue con el ánimo cansado, llévalo al veterinario especializado, para que lo examine en busca de otras posibles causas y remedios.

 

¿Te has divertido con este post? ¡Si es así, compártelo!

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone