Cómo elegir la mejor arena para gatos en función de tu estilo de vida

28 Ene

Cómo elegir la mejor arena para gatos en función de tu estilo de vida

¿Sabías que en el mercado hay más de 40 tipos diferentes de arenas para gatos? Las opciones son tantas, que a veces pueden abrumarte y hacer que acabes comprando la primera que veas o la que siempre has utilizado. Si quieres saber cuáles son las diferencias entre los distintos productos y qué arena se adapta mejor a tu estilo de vida y al de tu gato, sigue leyendo.

¿Qué tipos de arena para gatos hay?

Las arenas para gatos son cada vez más sofisticadas. Por este motivo, los fabricantes se esfuerzan por encontrar materiales y aditivos que mejoren las propiedades higiénicas de estos productos y por ofrecer distintas gamas que se adapten a las necesidades de los animales y de sus dueños. En general, pueden distinguirse 4 tipos de arenas para gatos: las arenas absorbentes, las aglomerantes, lechos basados en gel de sílice y las vegetales.

  • Arenas absorbentes: Están compuestas por materiales arcillosos como el silicato de calcio, la atapulgita o la sepiolita; y pueden absorber grandes cantidades de líquido, lo que aumenta su capacidad para eliminar olores y mantener la higiene de la bandeja. Aunque algunas de estas arenas pueden mantener el control de los olores hasta 30 días, el líquido se acumula en el fondo de la bandeja, por lo que en general se aconseja cambiar todo el arenero una vez a la semana.
  • Arenas aglomerantes: Estas están pensadas para que se puedan eliminar la suciedad fácilmente día a día, sin necesidad de cambiar todo el arenero. Existen arenas aglomerantes fabricadas con fibras orgánicas, pero la mayoría están compuestas por materiales como la bentonita, que tiene la propiedad de hacer “bolas” al absorber el líquido, permitiendo retirar fácilmente los restos sólidos y líquidos sin que se acumulen. Cuando se limpian los restos, se rellena el arenero con arena nueva, lo que hace que la bandeja esté siempre limpia, aunque se recomienda cambiar completamente la bandeja para lavarla y desinfectarla al menos una vez al mes.
  • Arenas naturales: Compuestas por materiales naturales como celulosa, pellets de madera, cebada o restos de  maíz. En muchos de los casos  son biodegradables, compostables y respetuosos con el medio ambiente, y tienen la gran ventaja de que, en pequeñas cantidades, pueden desecharse por el inodoro. Algunas de estas tienen un alto poder aglomerante, como en muchos casos no están perfumadas, son la mejor opción para los dueños y gatos, que son sensibles a perfumes fuertes.
  • Gel de sílice: Este es un producto relativamente nuevo fabricado con dióxido de silicio, un material sintético muy poroso y altamente absorbente, que es el mismo con el que se rellenan las bolsitas de gel de sílice que se incluyen en los embalajes de productos sensibles a la humedad. El gel absorbe la orina y deshidratan los restos sólidos, atrapando el olor. Son una opción adecuada si tienes más de un gato.

 

Elige una arena para gato acorde con tu estilo de vida

A la hora de elegir entre un tipo u otro de arena, lo mejor es tener en cuenta las preferencias de tu gato, pero también tu estilo de vida y tus prioridades. Sigue estos consejos para encontrar la arena de gato más adecuada para ti 😉

Si te molestan los olores, elige las arenas perfumadas  o las donde se indica claramente control de olor o “odor control” en ingles.

Si buscas comodidad, es mejor que te decidas por una arena aglomerante. Con un mínimo mantenimiento diario, esta arena puede pasar hasta 30 días sin que tengas que cambiar la bandeja. Además, su alto poder aglomerante impide que los restos ensucien los bordes y el fondo de la bandeja, por lo que resulta más fácil limpiarla.

Si te preocupa el medio ambiente, elige una arena ecológica, utilizan materiales de procedencia eco o reciclados.

Si quieres poco mantenimiento, elige las  arenas absorbentes, son un tipo de arenas para gatos que absorben muy bien la humedad y ayudan a atrapar malos olores; si eres de estos, la arena Sanicat Fresh Perlas es una de las mejores opciones,

 

Ahora que ya lo sabes todo sobre las arenas, solo falta que tú y tu gato os pongáis de acuerdo. Sigue estos consejos para elegir una arena distinta, y acuérdate de comprar un envase pequeño la primera vez para no perder dinero si tu gato no está contento con los cambios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone