Cómo elegir la jaula de nuestra ave

13 Ene

Cómo elegir la jaula de nuestra ave

La elección del alojamiento para su ave debe ser bien meditada, pues la jaula es el elemento más importante del mobiliario de su pájaro. Te contamos cómo debe ser el hogar de tu animal y las características que debe tener.

Tamaño

Su tamaño es uno de los principales factores de elección. Debe ser lo suficientemente grande como para que permita al ave extender las alas y aletear sin que las plumas golpeen contra los barrotes.

Los pájaros pequeños, como canarios, agapornis, periquitos, pinzones y ninfas, deber tener espacio suficiente para volar de percha a percha. Los loros medianos y grandes necesitan un mayor espacio que les permita trepar y hacer ejercicio dentro de la jaula.

Para aves de cola larga (guacamayos fundamentalmente), habrá que prever un espacio adicional para evitar que se estropeen las plumas de la misma.

Elige siempre la jaula de mayor tamaño que te permita tu hogar. Nunca será lo suficientemente grande, pero evitaremos que al crecer se le haga pequeño.

Piensa, además que tu pájaro compartirá su espacio con juguetes, comederos, perchas, nidos y puede que algún columpio, escalera u otro accesorio. Ten en cuenta también que puede que más adelante quieras buscarle un compañero.

Forma de la jaula

El estilo de jaula a elegir depende en gran medida de tu gusto personal, pero son mucho más aconsejables los espacios cuadrados o rectangulares que los redondas. En los primeros el ave tiene siempre un “lado de seguridad”, habitualmente el más cercano a la pared, por donde sabe que no se le va a acercar nadie inesperadamente. Una jaula redonda carece de este punto de referencia, lo que genera un importante estrés a la vida del animal.

La distancia entre barrotes debe ser lo suficientemente amplia como para evitar el aprisionamiento del pico o las garras, pero no tan grande que permita introducir la cabeza a través de los mismos. Existe también la duda de si la jaula debe poseer un enrejado horizontal o vertical. Parece lo más óptimo que las paredes laterales sean horizontales y la anterior y posterior verticales. Las laterales servirán para un trepado cómodo y en la anterior y posterior el ave empleara tanto el pico como las garras, lo cual requiere mayor energía y por tanto un consumo mayor de calorías. Esta contribuirá a mantener a nuestro pájaro en plena forma.

Debemos observar que las soldaduras estén lisas, pulidas, de manera que el ave no se pueda dañar ni arañarnos nosotros durante la limpieza.

Material

El material de construcción de un buen alojamiento para aves debe elegirse cuidadosamente. Las superficies lisas pueden, con el tiempo, mostrar arañazos, astillas o manchas. Estas superficies siempre deben estar selladas sin metales pesados. A menudo los loros pueden ingerir estos pequeños desperfectos que, en caso de contener metales pesados, provocan envenenamientos con frecuencia mortales.

Las superficies “powder-coating” (recubrimiento al polvo) han sido las más apropiadas durante los últimos veinte años, pero también aquí ha de ponerse cuidado en la preparación previa. Si el “powder-coating” ha sido realizado impecablemente y sometido a temperaturas de al menos 220 ºC, su jaula tendrá una larga vida.

No utilices nunca abrillantadores de metales par su jaula. La mayoría resultaran tóxicos para su ave. También debes prestar atención a que los accesorios sean adecuados y adaptados a las necesidades y cuidados del pájaro. Resulta muy útil y cómodo contar con comederos de acero inoxidable, esquinas accesibles y de fácil limpieza, sistemas de protección para evitar ensuciar el entorno de la jaula, etc…

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Tags:
,