¿Cómo educar a un bóxer?

Cómo educar a un bóxer
02 Nov

¿Cómo educar a un bóxer?

Dicen los bulos que es una raza difícil de educar, por su carácter agresivo. Estas falsas creencias se remontan al pasado, cuando el bóxer era un celoso guardián de sus cuidadores ante cualquier intruso sospechoso. Hoy es un can de temperamento tranquilo, capaz de aportar a su familia humana grandes dosis de felicidad.

Bóxer, una de las razas más populares

Tal y como comentábamos en nuestro post Las 10 razas de perro más populares”,  el bóxer se encuentra en el candelero. En encuestas de la Federación Cinológica Internacional, entre 2012-2013, quedó en el 9° lugar, dentro de las treinta razas más populares de los países miembros. Por su parte, el American Kenner Club situaba al bóxer en el 7º lugar, por delante de los protectores teckel y por detrás de los juguetones bulldogs.

¿Cuál es el secreto del éxito de esta raza? Posiblemente reside en el hecho de que un bóxer bien educado es un perro feliz, que hace muy agradable la convivencia en cualquier hogar.

“El bóxer es uno de los perros más obedientes y fieles,
gracias a su temperamento tranquilo
y a la confianza incondicional que muestra
hacia su familia humana”

¿Cómo son los bóxer?

En la línea de desmontar las falsa creencias en torno a los bóxer, os anotamos algunas de las características y virtudes de estos canes.

  • Los bóxer son perros llenos de energía
  • Activos, juguetones y entusiastas
  • Atentos
  • Vigilantes
  • Afectuosos
  • Curiosos
  • Sociables
  • Inteligentes
  • Leales
  • Entrenados, muestran buena conducta
  • Educados, saben permanecer tranquilos
  • Idóneos para convivir con niños

Eso sí, quien tenga un bóxer deberá dedicar un poco de esfuerzo en su educación.

 “Educar a un bóxer cachorro,
o a uno adulto adoptado,
es una labor imprescindible
para disfrutar de su compañía fiel
durante toda la vida”

Claves en la educación del bóxer

Seguidamente, te daremos algunas pautas para conseguir el adiestramiento eficaz y positivo de tu bóxer.

  • 1. Educación y socialización
  •  Si bien suelen ser sociables, estos canes tienen tanto carácter y vitalidad que, en ocasiones, pueden excitarse y volverse un poco bruscos. Para asegurarnos su buen comportamiento debemos guiarlos desde pequeños, para que aprendan a controlar de manera positiva su exceso de energía.

    Os resumimos las claves:

    • Educa a tu bóxer desde que es un cachorro, de forma gradual y usando siempre el refuerzo positivo, recompensándolo cuando hace bien las cosas.
    • Controla que su dieta sea la adecuada para su raza y peso.
    • Asegúrale la dosis de ejercicio diario necesaria -como correr juntos media hora- para desarrollar su musculatura y mantenerse en forma, tanto física como mentalmente.
    • Establece normas y procura que las respeten todos los miembros de la familia.
    • Acostúmbralo a relacionarse y convivir armónicamente con el entorno, las personas y los animales que le rodean.
    • También debe familiarizarse con los ruidos, objetos y elementos con los que tenga que convivir.
    • La palabra socialización es clave en la educación del bóxer para evitar que se enzarce en peleas callejeras con otros perros.
    • Evita las situaciones que le generen ansiedad, miedo y estrés.
    • Con constancia, paciencia, y educación positiva, tu bóxer asimilará paulatinamente todas tus indicaciones.
  • 2. Corrección de malos comportamientos
  • Hemos dicho que la educación en positivo es fundamental en el adiestramiento de un bóxer.

    • Como cualquier can, tu bóxer puede mostrarse rebelde o hacer cosas que no debe, como romper tu jarrón favorito o morder el sofá o tu ropa, por ejemplo.
    • En estos casos, no le castigaremos con dureza verbal ni física, por supuesto, porque no lo entendería; al contrario, añadiríamos más estrés al problema.
    • Lo que está claro es que hay que corregirle con firmeza, diciéndole “NO”, en el momento justo en que hace algo indebido, para que sepa, que “eso no se hace”. Luego, lo mejor es retirarse e ignorarlo durante un rato.
  • 3. Destrozos en casa por ansiedad
  • Cuando llegues a casa, después de una larga jornada de trabajo, y veas un panorama desolador por destrozos ocasionados por tu bóxer, intenta respirar hondo.

    • Piensa que, seguramente, lo ha hecho al sentirse desamparado y solo; ya sabes, lo que técnicamente se llama ansiedad por separación.
    • Puesto que tu can tiene que acostumbrarse a estar solo en casa, déjale juguetes sonoros o con golosinas para que se entretenga y se mueva.
    • Estará el mismo tiempo sin tu compañía, pero las horas se le harán más cortas.
  • 4. Peleas caninas
  • Es posible que vayas con tu bóxer a pasear por el parque y, de repente, se tope con otros perros que están peleándose o que lo inciten a la lucha.

    • Ante el peligro de una contienda canina, sea quien sea quien empiece la pelea, la prevención es la mejor táctica.
    • Sin riñas ni castigos, evita los riesgos de confrontación entre perros, alejándote de los lugares conflictivos.
    • Recuerda que tener mano izquierda es una estrategia segura y que la provocación acrecienta los niveles de tensión y ansiedad de los canes.
  • 5. Cuando se orina en casa
  • Por muy educado que tengas a tu bóxer, en ocasiones puedes encontrarte algún charco de orina inesperado, dentro de casa.

    • Cuando ocurren estos “imprevistos fisiológicos” no desesperes; mantén la calma, lleva a tu perro hacia otra estancia y limpia el pipí, como si nada.
    • Piensa que quizás el can esté algo tenso por falta de actividad física.
    • Para evitar estas situaciones, acostúmbralo a unos hábitos de paseos largos y diarios; de esta forma, tu peludo liberará sus tensiones acumuladas correteando al aire libre.

Nunca olvides la importancia del refuerzo positivo en la instrucción de tu bóxer. Acostúmbralo a tener una buena conducta con ayuda de premios, tanto físicos como emocionales; recuerda que es enormemente sensible a tus caricias, halagos y cualquier otro gesto cariñoso que le prodigues. ¡Sé generoso con él, te lo pagará con creces!

¿Te ha sido útil este artículo? ¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone